Volver

Uvas al pie de los Andes

Angualasto y los vinos del silencio cordillerano (Provincia de San Juan)

En esta localidad iglesiana, a más de 2.000 sobre el nivel del mar, existen unos pocos productores vitivinícolas que elaboran vinos artesanales de alta graduación alcohólica.

Sobre los faldeos serranos de la localidad iglesiana de Angualasto se recuestan varios parrales que desde antaño alimentaron primeramente la bodega de la familia Sarrasina hace alrededor de 50 años.

Actualmente unas 30 hectáreas suministran la materia prima para los elaboradores de vinos caseros en este lugar plagado de historias y vivencias del pueblo huarpe abriendo una alternativa más al agroturismo.

El visitante es recibido en sus "micro bodegas" localizadas en el interior de una habitación rústica tapizada de viejos elementos de labranzas y herramientas, cueros de animales, cabestros de cuero trenzados de vieja usanza y nunca falta un charqui colgado, que acompañan la infaltable degustación anterior a la compra amenizada por la hospitalaria charla del elaborador.

Misael "Chamaco" Quiroga es jubilado y elabora el vino desde hace 40 años. “Todo el proceso es artesanal, con pisones y una prensa construida por mí en 1968”. Según señala Quiroga, los vinos elaborados son dos, "el tinto y el blanco, con bastante alcohol", agregando que "dicen que Angualasto es el lugar de San Juan en donde las uvas cuentan con mayor azúcar". "Yo elaboro nada más que unos 500 litros en las bordelesas de roble que vienen de la época de mi abuelo y todos los años las curo y arreglo. La variedad tinta es de uva criolla. La blanca es una mezcla de uvas Pedro Ximenez y algo de Moscatel de una media hectárea arriba del cerro". Finalmente destacó que "en Angualasto somos varios los que elaboramos vinos pateros, como Sixto Vedia, Vicente y Juan Vallejos, los hermanos Riveros y otros. Algunos turistas nos compran el vino, por que escuchan hablar de él en Rodeo".

Manuel y sus dos hermanos sordomudos Alberto y Jorge Riveros, elaboran un vino blanco licoroso "con uvas Pedro Ximenez y Torrontés principalmente y algo de uva criolla producida en nuestro parral de una hectárea y media. Llevamos toda la vida elaborando vinos como nos enseñó nuestro padre Rafael". "Hace unos años vino un conocido de La Rioja y el nos dio la idea de agregarle pasas de uva y entonces quedó muy rico el vino", explica Manuel mientras Alberto hace una mueca resaltando las bondades del "paterito". Los Riveros elaboraron unos 2.000 litros que son comercializados "un poco a los turistas y el resto lo compartimos con los amigos, de los cuales algunos me pagan".

Fuente: Diario de Cuyo

Volver