volver

IDENTIFICACION GEOGRAFICA DE VINOS (parte I)

EL GRAN DESAFIO PARA LA VITIVlNICULTURA ARGENTINA DE ESTE SIGLO.
La industria vitivinícola nacional, como el resto de las economías regionales argentinas, se enfrenta con su mayor desafío; e1 desafío que le impone el consumidor con sus nuevas costumbres y el que le impone el mercado con la globalización; en consecuencia la producción y el comercio de los alimentos ha sufrido profundas transformaciones como una respuesta necesaria a los cambios en los hábitos y en la vida cotidiana de los consumidores. El mercado se ha desmasificado y segmentado tanto como la preferencia de los consumidores ha variado desde la seguridad alimentaria, al deleite personal. Las especialidades dominan sus gustos y preferencias; la diferenciación de productos aparece como la clave para acceder a estos nuevos clientes y ocupar los nichos que el mercado impone en el ambiente local y en el globalizado. Los productores de alimentos para poder competir deben atender estas nuevas necesidades de los consumidores con productos diferenciales y cualificados.
Afortunadamente, en la industria vitivinícola, podemos decir que existen tantos vinos diferentes como diferentes sean las variedades de uva utilizadas en su elaboración, diferentes sean las zonas de donde ellas provengan y diferentes sean los productores que las cultivan y los que las elaboran; por tomar solo alguna de las variables.
La diversidad de climas, la distinta adaptación de variedades y suelos diferentes de las distintas localidades vitícolas argentinas, no han sido explotados con esa singularidad; provocando como consecuencia una competencïa entre empresas productoras, únicamente por el predominio del mercado; dejando de lado, por mucho tiempo, la determinación de áreas vitícolas aptas para la vitivinicultura, la explotación cualitativa de la materia prima y la diversidad de vinos en función de su regionalidad.
Recién a partir de la sanción de la ley sobre " Normas Generales para la Designación y Presentación de Vinos y Bebidas Espirituosas de Origen Vínico de la Argentina" en mayo de 1998 por la Cámara de Senadores de la Nación, se genera un profundo y totalizador debate en los distintos sectores que componen la actividad; sobre la necesidad y las condiciones para el reconocimiento y aplicación de un Sistema de Identificación Geográfica sobre los vinos argentinos; poderoso instrumento de diferenciación y cualificación de productos vínicos que otorga seguridad jurídica tanto a consumidores como a los propios productores.
Al proyecto original de Senadores se lo fue enriqueciendo con el aporte de instituciones y personas relacionadas con el vino y la uva fundamentalmente de la Provincia de Mendoza; concluyendo tras meses de deliberaciones con una propuesta de modificación de la Ley que se elevó a Diputados para su tratamiento final, sin el consenso natural de todos los sectores involucrados.
A esta altura de los acontecimientos y dada la importancia del tema en virtud de que la República Argentina ha ratificado por Ley 24425 el Acuerdo de Marrakech, por el cual se establece la Organización Mundial de1 Comercio (OMC); marco institucional que rige el Comercio Internacional futuro, se hace necesario aclarar lo mejor posible en qué consiste esta Propuesta para Diputados.
Puntos Centrales de la Propuesta para Diputados.
1) OBJETO de la LEY. Es el de "establecer un sistema para el reconocimiento, protección y registro de los nombres geográficos argentinos utilizados para designar el origen de los vinos y de !as bebidas espirituosas de naturaleza vínica." Con este fin se establecen (2) dos categorías para designar a los vinos y bebidas espirituosas por su Origen Geográfico; el régimen de:
a) La Indicación Geográfica. (I.G.)
b) La Denominación de Origen Controlada (D.O.C.)
Que se las define:
INDICACION GEOGRAFICA (I.G.)
como el "Nombre que identifica un Producto Originario de una región, localidad ó área de producción delimitada del territorio nacional, siempre que una determinada calidad, reputación u otra característica del producto sea atribuible a su Origen Geográfico."
DENOMINACION DE ORIGEN CONTROLADA (D.O.C.) como el "Nombre de reconocida notoriedad que identifica un Producto Originario de una región; localidad o área de producción delimitada del territorio nacional, cuyas cualidades o caracteres particulares se deben exclusivamente al medio geográfico; abarcando en él a los factores naturales y humanos aplicados".
Con respecto a estas definiciones: los países que tienen una legislación sobre el tema han adoptado un concepto propio sobre qué entienden por Indicación Geográfica y/o Denominación de Origen. Todas esta definiciones adoptadas, tienen elementos comunes.

1 ) Es el nombre de una región, lugar determinado, o en casos excepcionales de un país, que sirve para designar un producto originario de esa región, lugar determinado ó país.
2) Tiene que estar reconocido por las autoridades competentes del país.
3) El reconocimiento de ese nombre está ligado a una calidad y/o una característica del producto atribuida al medio geográfico.
4) La producción de las uvas y/o la transformación en vino y/o embotellado del mismo tienen lugar en el área geográfica delimitada.
Se trata de definiciones técnicas que anuncian las condiciones que debe cumplir un producto típico originario de un lugar determinado para que sea designado con el nombre geográfico de ese lugar y que puede constituir una Denominación de Origen y/o una Indicación Geográfica.
Con referencia al punto cuatro (4) de estos elementos comunes; la OIV como otras instituciones internacionales dejan librado a cada país miembro la definición del modelo a aplicar, de acuerdo a las características de cada uno, de la seriedad o del proyecto de vitivinicultura que quieran construir.
Tanto la Ley de Senadores como la propuesta adoptan otras definiciones muy importantes.