Volver

El Vino y las Etiquetas

Una vez terminados los procesos de elaboración y conservación en vasijas, el destino final del vino es enviarlo al consumo, es decir, destinarlo a la comercialización. Esto implica, en los vinos de cierta calidad, el embotellado previo, antes de salir al mercado.

Este proceso se realiza en la bodega en una sección llamada "fraccionamiento". El fraccionamiento de toda bodega que lo posea, está equipado de tal manera que permite el paso del vino desde las vasijas mayores a las botellas, las que una vez llenas son tapadas, generalmente con corchos.

En ciertos casos, los vinos embotellados no son inmediatamente enviados a la comercialización; sino que cuando sus características o calidad excepcional lo aconsejan, las botellas se estiban en la misma bodega. Los locales destinados a las estibas deben acondicionarse con temperatura controlada, con la finalidad de que el vino se beneficie con el proceso de afinamiento, que invariablemente proporciona la botella herméticamente obturada a los vinos.

Pero lo más frecuente, en los vinos de calidad mediana o muy buena calidad, ofrecidos al consumo con una atractiva relación precio/calidad, es que tras el embotellado, las botellas sean etiquetadas.

La operación del encapsulado (colocación de la cápsula), como así mismo la colocación de una etiqueta y contra etiqueta recibe diversas denominaciones, según los países. Por ejemplo, para los franceses es el "habillage", considerada en este caso como la ornamentación de las botellas. Los italianos por su parte le denominan "confezione" o "toeletta delle bottiglie". Mientras los españoles suelen referirse a esta operación como "presentación de la botella". Entre nosotros se ha generalizado la expresión "vestido de la botella", de modo similar a la expresión francesa. O sea que, el vestido de la botella es la colocación de: cápsula + etiqueta + contraetiqueta.

Generalidades

Las etiquetas de vino ofrecen una cantidad de datos, que aunque a primera vista parezcan complejos, son fáciles de descodificar por el consumidor. El objetivo de la etiqueta como el de la contra etiqueta es informar al consumidor lo más correctamente posible sobre:

Denominación del producto, Número de Análisis, capacidad volumétrica del envase, grado alcohólico del contenido, datos del fraccionador, denominaciones varietales, lugar de fraccionamiento y procedencia del tipo de vino.

Cada país tiene una legislación que reglamenta los datos que debe indicar la etiqueta. A su vez, la mayoría de los países vinícolas, han establecido acuerdos internacionales para adecuar la leyenda que debe mencionarse en la etiqueta conforme al país importador.

Si bien cada establecimiento vinícola o propietario del vino embotellado tiene amplia libertad en cuanto a la marca o denominación del vino, el etiquetado está sujeto a normas reglamentarias, de manera que la etiqueta como la contraetiqueta deben estar autorizadas por los organismos oficiales encargados de hacer cumplir las respectivas leyes elaboradas para tal fin.

Es interesante señalar que debido a las frecuentes confusiones a que es inducido el consumidor por expresiones vagas o eufemísticas han obligado a organismos como la Oficina Internacional de la Vid y el Vino a proponer a los países adherentes a la misma, la normalización de las leyendas básicas y coherentes que debe ostentar la etiqueta. De manera de evitar errores de interpretación por parte del consumidor.

DATOS QUE SE EXPRESAN EN LA ETIQUETA

Denominación del Producto

Los vinos finos pueden ser "genéricos" o "varietales". Se denominan vinos genéricos a aquellos que son fruto de la mezcla de diferentes variedades de vid. Se denominan vinos varietales a aquellos elaborados con una única variedad de vid. En realidad, un vino varietal tendría que referirse siempre a un cultivar o variedad determinada de la Vitis vinífera (nombre científico de la vid). Por ejemplo Cabernet Sauvignon, Syrah, Sauvignon, Chardonnay, etc; pero en estos últimos tiempos esto no es exactamente riguroso. Hoy se suele llamar "varietales" a los vinos elaborados con más de un cultivar (o variedad) lo cual sería más apropiado denominarlos "genéricos" que persistir en la ambigüedad de los "bi o tri varietales".

Categoría o tipo de vino

Aún hoy persisten en el mercado las categorías de: Vino Fino, Vino de Mesa, Vino Selección y Vino Reserva. En la actualidad se encuentra en estudio en el INV aspectos sobre la recategorización de los vinos. Se comprende que esta denominación tiene relevancia únicamente desde el punto comercial, ya que un vino, o es de calidad superior (vino fino) o de consumo corriente (común o de mesa). La verdad es que este conjunto de denominaciones se presta para mucha confusión por cuanto, por ejemplo la calificación de fino para un vino en nuestro país significa la más elevada calidad, mientras "Reserva" incuestionablemente se refiere a un vino de calidad media o relativa calidad. En virtud que no existe en nuestro país un parámetro técnico que permita esta denominación, es que el Organismo Oficial (INV) declaró la categoría "Reserva" como inexistente a partir del año 1996. En cambio en otros países "Reserva" o "Gran Reserva" significa la más alta expresión cualitativa para un vino. La expresión "Selección" entre nosotros indica a un vino un poco mejor cualitativamente que el llamado vino de mesa o vino común, lo cual en la práctica no siempre es así.

Año de Cosecha

Por razones lógicas de ubicación geográfica de los viñedos argentinos y particularmente climatológicas en que prosperan sus viñedos, la precisión del año de cosecha no es corriente y si se ha comenzado a utilizar es más que todo para señalar o bien el envejecimiento del vino o la particularidad de su frescura. En otros países donde a la climatología predominante en la zona de procedencia vitícola define netamente las características estaciónales en que se ha efectuado la cosecha del vino que se ofrece suele ser decisiva para el consumidor por que esta marca los años regulares y los malos desde el punto de vista climático.

Cubicación

Además de esta denominación, nuestra disposición reglamentaria exige colocar en la etiqueta por ejemplo, el contenido en volumen del envase. Este se expresa en mililitros (ml), en centilitros (cl), o centímetros cúbicos (cc). La mayoría de los vinos comunes o de mesa vienen en envases de 1000 ml (un litro). Los vinos finos pueden colocarse en envases de diferentes volúmenes, la mayoría son de 750 ml, que equivalen a 750 cc o 75 cl.

Alcohol en volumen o Título alcohólico

Por ejemplo 13%vol.

Número oficial de registro

Número oficial de registro del Establecimiento en el INV e Industria (son números otorgados por entes oficiales para la identificación del establecimiento).

Procedencia y dirección postal del establecimiento

Cuando nos referimos a procedencia, debe entenderse en este caso como "proveniente de …". Debe mencionarse la provincia o también podrá indicarse la zona, departamento y/o localidad de donde proviene. Cuando el producto es fraccionado en la zona de producción de la uva, debe consignarse la expresión "Fraccionado en Origen" o "Envasado en Origen", pudiendo reemplazarse el vocablo "origen" por el nombre de la provincia, zona, departamento o localidad.

Contra etiqueta

Habitualmente la contra etiqueta contiene información más detallada con respecto a la procedencia geográfica del producto, las características más destacadas que ostenta el mismo y algunas veces detalles de su elaboración y conservación tendientes a valorizar el producto.

Leyenda

Toda botella debe llevar la siguiente leyenda obligatoria:

"Beber con moderación. Prohibida su venta a menores de 18 años"

Volver